sábado, 19 de mayo de 2012

Relájate, repara tu interior.


¿Cuál es tu intención detrás de tu ofensa?
¿No es más simple externar tu opinión de manera respetuosa sin que pretendas dañar la dignidad e integridad de las personas?
¿Cómo te quedas emocionalmente después de vociferar con coraje u odio contra algo o alguien que no te agrada?
¿Necesitas ayuda para controlar tus emociones de manera positiva?
¿Estás dispuesto a asumir las consecuencias de tus actos tanto en lo físico como en lo mental sin dejar de considerar la cuestión legal en caso dado?

Reflexiona lo anterior... Tú decides si vale la pena continuar como hasta ahora o mejorar tu calidad de vida.

"Los seres humanos se mueven y se convierten en lo que están pensando", Lou Tice.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada