domingo, 9 de diciembre de 2012

Regresar al pasado...


¿para qué regresar al pasado? ¿para arreglar o modificar una experiencia que bloqueaste en tu mente y que te mantiene inquieto en tu presente? ¿estás dispuesto a pagar el precio de modificar tu pasado si es que logras cambiarlo?
¿para qué?
Ponte a pensar por un instante todo lo que se modificaría...
No creas que solo modificas esa pequeña parte que te incomoda, afectas toda la historia alrededor de los que participan en ese episodio y ellos afectarán la historia de otros...
¿valdrá la pena?
Si fuera posible lo anterior, de modificar el pasado o una parte del mismo, ¿acaso no crees que Dios ya lo hubiera hecho?
Lo que si puedes modificar es tu sentimiento con ese evento que te inquieta y con ello moldear un final diferente a partir del nuevo presente que has decidido mejorar.
Te recomiendo este último, tú decides finalmente.

Saludos cordiales,
Coach Manuel García Berumen.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada